Las exigencias actuales nos han llevado a no prestar atención en las personas que nos importan. Damos por hecho que si se sienten mal nos lo harán saber o lo notaremos. Sin embargo, el  dolor o el sufrimiento no siempre son visibles y no siempre es fácil hablarlo o compartirlo, pero cuando el suicidio llega como idea, de alguna manera sutil, siempre lo hacen saber, para pedir ayuda o para saber que cuentan con alguien y que no están solos, que a alguien le importan.

Los jóvenes, en la pubertad y las adolescencia, están especialmente despegados de la familia ya que buscan su propio espacio y su propia identidad. Es común, como padre, dar por hecho que sus cambios son propios de la etapa que atraviesan. Sin embargo, investigadores de todo el mundo nos hacen saber que son especialmente susceptibles al daño emocional, a ser influenciados para ser aceptados, en muchas ocasiones por personas con algunos vicios y/o conductas de riesgo.

¿Cómo saber que mi hijo está pensando en matarse? ¿Qué se siente desesperanzado o que  está pasando por un momento terrible para él?

Observa

  • Cambios de humor: va de la alegría al llanto en tiempos sumamente cortos.
  • Respuestas sarcásticas y retadoras o deja de responder, ya no le interesa.
  • A pesar de saber que algo está mal y decírselo, lo niega y dice que todo está bien, que nunca se ha sentido mejor.
  • Deja de asistir a la escuela, se va de pinta, no toma apuntes.
  • Ha expresado que la vida no tiene sentido, que la sociedad es mala o está mal, que para qué sirve vivir, que todos vamos a morir…
  • Participar en conductas de riesgo innecesariamente: ir en moto o auto a alta velocidad, no usar protecciones al practicar deportes de alto riesgo, ir a zonas peligrosas.
  • Tomar o fumar semanalmente.
  • Tomar medicamentos que no han sido prescritos: aspirinas, paracetamol, analgésicos, entre otros.
  • Consumir drogas o sustancias adictivas.
  • Expresar que se siente atrapado y sin salida.
  • Alejarse de sus amistades, familiares cercanos, mascotas o actividades favoritas.
  • Hablar, preguntar, escribir o dibujar sobre muerte, suicidio o asesinatos.
  • Amenazar con quitarse la vida.
  • Tener problemas para dormir (insomnio o hipersomnio).
  • Cambios drásticos en la alimentación
  • Sentir gusto por armas de fuego o blancas.
  • Regalar cosas de importancia o de valor sentimental.
  • ¿Porque lo haces? ¿Estoy preocupado? ¿Estás pensando en hacerte daño?
  • ¿Realmente quieres matarte, o morir?

Pregunta

  • Has estado raro/callado/agresivo/triste últimamente, ¿qué te está pasando?
  • ¿Alguien o algo te preocupa?
  • ¿Estás pensando en hacerte daño?... si responde afirmativamente, pregunta, ¿porque, cuando, cómo, con qué y dónde?

Escucha

Sin interrumpir, sin ridiculizar o sin minimizar su sentir o su pensar

EVITA

Hasta que tenga una edad adecuada:

  • Que tengan cuentas en redes sociales para adultos
  • Que tenga un celular sin supervisión y con planes ilimitados
  • Evita dar permisos ilimitados de salidas con amistades donde no deja datos de contacto ni dirección

ENFRENTA

Si encontraste indicadores de riesgo…

  • Mientras no sean mayores, asegúrate que nunca estén solos cuando interactúan en las redes sociales.
  • Establece reglas para el uso de celulares (restringe o retira el celular por las noches, restringe el horario de acceso a redes sociales).
  • Pregunta directamente si está pensando en matarse porque se está cortando, porque esta abusando del alcohol, del tabaco, de los medicamentos u otras sustancias.
  • Pregunta que siente, que piensa, o lo que pueda y quiera compartir.
  • Hazle saber que lo quieres y que cuenta contigo.

NO….

  • No tomes a la ligera la amenaza de muerte.
  • No evadas el tema del suicidio.
  • No lo juzgues, o critiques.
  • No te pongas ansioso, siempre hay alguien dispuesto ayudar.
  • No temas preguntar porque quiere suicidarse, o porque se está haciendo daño.
  • No le digas que no sabe nada de la vida y que pasará, que no es para tanto, escúchalo.

Si no sabes cómo brindarle ayuda, dile que si quiere que busquen a alguien que pueda ayudarle y escucharlo (psicólogo, orientador, maestro, familiar, profesional de la salud, etc).

Importante

No te angusties. Hablar del suicidio no hará que tenga pensamientos suicidas de pronto si no los tenia.

IDENTIFICA UNA RED DE APOYO

  • Maestro favorito.
  • Familiar afectivamente cercano.
  • Línea de atención psicológica.
  • Servicio de emergencias.
  • Psicólogo.
  • Hermano.
  • Miembro de alguna religión.
  • Amigo de confianza.
  • Orientador.
  • Médico.

                                                                                                           Vargas Jaimes  C y Villafaña Montiel G

Categoría del artículo: 

Añadir nuevo comentario