política

Censura anticientífica por un artículo sobre transgénicos

Hay muchos aspectos de la ciencia que están siendo atacados por personas que desconocen cómo funciona ésta e, incluso, cómo funcionan lo que atacan. Un caso paradigmático son los transgénicos. Desde muy temprano, esta tecnología ha sido acusada de todos los males de la humanidad, desde provocar el cáncer hasta la causa del hambre en el mundo pasando por misteriosos suicidios de agricultores en la India. Pero como toda herramienta, los transgénicos pueden utilizarse bien o mal y lo que se debería hacer es perseguir y condenar el uso no ético de éstos en vez de prohibirlos en general. ¿Prohibimos Internet porque la NSA americana lo utiliza para vigilarnos? Tenemos que denunciar cuando las multinacionales utilizan los transgénicos en contra de la sociedad y para su propio beneficio al igual que denunciamos las malas prácticas empresariales con los propios alimentos o las medicinas, pero no por ello prohibir en general los transgénicos como no prohibiríamos los propios alimentos cuando las grandes empresas especulan con ellos. Desgraciadamente, el tema de los transgénicos se ha vuelto muy visceral y polémico, con puntos de vistas extremos tanto desde un lado como del otro. Es por eso que, de vez en cuando, se agradece que se publiquen artículos como el que Juan Segovia, miembro de Izquierda Unida, escribió para Mundo Obrero sobre el tema, con una posición racional y bien argumentada de cómo tendría que ser la posición de la Izquierda en el asunto de los transgénicos. Lamentablemente este artículo fue censurado por Raúl Ariza, Secretario General del Partido Comunista de España (PCE) en Aragón sin explicación alguna.

¿Prohibimos Internet porque la NSA americana lo utiliza para vigilarnos?

Es por ello que en esta entrada voy a reproducir el artículo censurado de Juan Segovia, al igual que hice con el de Mauricio José Schwarz, porque la censura no es tolerable y menos cuando alguien quiere expresar una opinión contrastada y bien argumentada. El artículo nunca mereció ser censurado por esa izquierda que se hace llamar alternativa o ecológica y que lo único que es es una izquierda anticientífica y fundamentalista que no quiere oír otras opiniones, justo todo lo contrario que creo que debería ser la izquierda.

Subscriure a RSS - política